Las chozas de El Torno

En la sierra de El Torno, situada en los Montes Tras la Sierra, en las estribaciones extremeñas de la Sierra de Gredos (Valle del Jerte, Cáceres, España), numerosas chozas de piedra enriquecen el paisaje físico y humano. Son chozas de agricultores y ganaderos que se erigieron siglos atrás para resguardar a nuestros serranos de las inclemencias del tiempo, cuando faenaban en sus quehaceres agrícolas y ganaderos, o para constituir su morada temporal o permanete, según los casos.

Pero estas chozas de piedra, -o chozos, o chozuelos, o como quiera que se los designe en la rica variedad dialectal de nuestros pueblos-, están sometidas a un proceso de deterioro que debería estimular nuestras conciencias para revertir la situación, porque un pueblo debe conservar su legado cultural para reconocerse y proyectarse desde él hacia la esperanza del futuro.

Estas contrucciones rurales se encuentran en los numerosos cercados que hay en la sierra y en el Valle del Jerte a su paso por El Torno. La concentración parcelaria del término torniego es minifundista y se halla dispersa en medio del Baldío Vaquerizas, del Baldío Sauco y entre la Dehesa Boyal y el rio Jerte. Cada finca dispone de una choza de piedra, pero los huertos más grandes suelen tener adosado a la choza un corral con una pequeña majada para las gallinas. Algunos cercados tienen, además de la choza, el tinado para las cabras, construído de piedra con una cubierta de escobas o teja.La forma de las chozas es circular y de estructura cónica. Del suelo se levanta una pared vertical de planta circular hasta una altura de 1,50 metros. A partir de esta altura se comienza la falsa cúpula, formada por lancheras que van cerrando la bóveda, hasta rematarla con la losa llamada el corono. En la pared vertical se abre la puerta, contituída por dos grandes jambas, de una altura de 1,40 metros, coronadas con un dintel de piedra, y suelen tener puerta de madera con cerradura. El interior de las chozas suele tener entre 3 y 4 metros de diámetro y está enlosado con lancheras llanas. Encima de la puerta hay una pequeña alacena para guardar enseres de cocina. En la parte más recóndita del chozo, se rebocan las paredes con barro y se monta el camastro, formado por ramas, hojas, una enjarma y la manta rallega. En el lado contrario está la lancha de la lumbre para cocinar y a su alrededor se disponen bancos de madera de tres patas. De la escalpía cuegan las alforjas, los morrales, las liaras y la bota de vino.

 

contacto


Copyright © 2009 Paurega.  Todos los derechos reservados.

Proyecto para el Censo de las chozas en la sierra de El Torno

Asociación de Jóvenes de la Comarca del Jerte.

 

Acceder al Blog